Conclusion

Antes que nada es preciso crear en el alumno el deseo de querer comunicarse por escrito. Se le deben facilitar espacios y experiencias que le permitan sentir la necesidad de entregar sus ideas, pensamientos y emociones, partiendo por elementos muy simples y rudimentarios, pero que irán acrecentándose a medida que avance en el desarrollo de su expresión escrita.

Es necesario, también, comenzar desde temprano creando en el alumno la conciencia de que el escribir es un don maravilloso que nos fue regalado para poder expresarnos y que para que nuestros mensajes sean entendibles deben estar escritos correctamente. Sólo de esta forma podremos ser contendidos y obtendremos alguna respuesta de nuestros oyentes, signo de que nuestra comunicación ha logrado su fin.

Es recomendable utilizar elementos que sean motivadores para el trabajo de la ortografía, tales como juegos, dibujos, dramatizaciones u otro tipo de metodología que faciliten el trabajo de las normas de acentuación, que muchas veces resultan áridas y aburridas para los alumnos.

En cuanto al rol que cumplen los profesores, es fundamental la participación en el proceso como guía, ejemplo y constante motivador y estimulador de los alumnos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s